jueves, 15 de septiembre de 2011

De Escuelas Infantiles y Sin pelos en la lengua.

Hacía tiempo que quería escribir esta entrada.
Recuerdo, hace casi 10 meses, estuve como loca buscando una Escuela Infantil en Pinto. Como no me dieron la pública, tuve que patearme las privadas.
Recuerdo no haber encontrado información relevante de ninguna E.I. que fuera privada/concertada por Internet. Pero claro, ¿qué padre -que los hay- que se precie -que no los hay tanto-no va a entrevistarse una a una en el lugar donde pasará buena parte del día su hij@?
No obstante me hubiese gustado mucho conocer la opinión e impresiones de otros padres antes de visitar una u otra.
Y eso es precisamente lo que voy a hacer yo. Opinar -¡qué a gusto se siente una cuando es libre de opinar! a quien no le guste lo que digo o cómo lo digo le basta con dejar de leer-.
Tenía claro que llevaría a Celia a una Escuela Infantil, no ludoteca ni guardería. Por tanto esta opción descarta varios centros.
Elegir esta opción ha venido por el componente pedagógico que tiene una en pos de las otras. El nivel asistencial lo sobreentiendo en las tres. Por tanto, hablando en plata, si pago es para que Celia saque más "chicha". 
En Pinto, hay varias, pero sólo 2, que yo supiese, eran homologadas por la CAM -me da mas tranquilidad eso de las inspecciones-. Además, si Celia continuaba otro año más, tendría la posibilidad de solicitar beca, ya que cuando la fui a meter estaba fuera de plazo.
En primer lugar fui a la "popular" de Pinto "Pegotitos", tenía buena fama. Llamé y me citaron para un día.
Me atendió la subdirectora. Psicóloga. Me enseñó toda la guardería. Buenas instalaciones en general, algo oscuras las clases de abajo para mi gusto, pero no me importó en absoluto, Celia estaría ese año en las de arriba. Cocina propia. Había además un vídeo muy chuli de ellas en internet.
Trataron muy bien a Celia y bueno, pese a que no era económica, la impresión habría sido muy buena. Habría. Si no hubiese estado escuchando como música de fondo el llanto incesante de un bebé -justo de la clase donde iría mi hija-. La visita duró 30-40 minutos. Y lo estuve escuchando todo ese tiempo. Que se lo digan a mi empapado sujetador.
Pero esto no fue lo mejor. Ésa clase, por ser la de Celia - supongo-, fué la última que visitamos. El panorama no fue nada alentador.
Hasta me he permitido el lujo de hacer un dibujo mucho más bonito que lo que allí vi.

Puede que a alguien se le haya caído las retinas ante semejante dibujo y letrujo. Bien, lo siento por ellos. Pero a mí se me cayó el alma.
Una profesora agitando con fuerza pero con desgana un sonajero delante de un bebé con cara de póker. Mi sensación fue de que se puso a hacerlo cuando entramos.
Y ese pobre bebé, que no paraba de llorar, sin nadie al lado...Ufff! de verdad, fue mucho peor que mi dibujo.
La frase que rubricó la estampa vino de mano de la psicóloga subdirectora : "Con él siempre igual, siempre está llorando, es el llorón"
Ti Ti Plasss!! 
(tambor tambor platillo)

Evidentemente la cocina propia, el patio tan mono y sin tierra, las clases tan temáticas, se fueron a cierto ortolugar.
La sensación de desamparo que estaba viendo de ese niño me dejó un gran desasosiego.

Me dirigí a Chiquihouse, no nos engañemos, cutre cutre, antes más que ahora. Me entrevisté con la directora. No me cayó muy bien. A lo largo del curso me cayó peor.
Ciertamente, las instalaciones pasaron desapercibidas para mí. Había algo que me gustaba. Lo quiero contar tal y conforme yo lo percibí ese día. No me fijé en las aulas. Ni en el despacho. No vi nada en especial. Sólo atendía al ruidillo de fondo. Risas. Sólo risas. Mucho jaleo y risas. Una profesora con acento extranjero gritaba por encima de ellos y cantaba y se oían aplausos y risas. Y gritos.
Estaba más que decidida a llevarla ahí. Mi niña se merecía esa felicidad también.
Y allí la llevé.  
Siempre SIEMPRE que iba por Celia - no importaba la hora, yo entraba cuando quería porque había un detector de huella dactilar- estaba feliz. Siempre en brazos de esa profesora con acento extranjero. Tenía miedo de que ese niño que lloraba sin consuelo fuese mi hija. Celia necesitaba, por aquel entonces, muchos brazos, mucho amor y tenía que asegurarme de que lo tendría en mi ausencia.
A lo largo del curso tuve muchos pormenores. Esas instalaciones que apenas dí importancia en su día, fueron en, gran medida, culpables de ellos.
Un día econtré a Celia en body en la sala de dirección - antes acostumbraban a meter ahí a los que se iban despertando, menos mal que han abandonado esa práctica ya que la mayoría de las veces pillaba comiendo a la "dirección", jamás a las dos profesoras-, en esa sala sólo cuentan con un calefactor en invierno. Cuando yo la vi, no estaba puesto. Además, acababa de empalmar varias "infecciones de vías altas". Creo que el fuego que eché por los ojos llegó a verse en Parla. 
Recuerdo haberla recogido y haberla abrigado porque tenía las manos y los pies helados. Durante todo el invierno.
Celia necesita moverse mucho y ese patio-pasillo no le era suficiente. Llegaba a casa speedica. Con sueño -porque no solía dormir la siesta durante más de una hora- y muy nerviosa. Tras nuestra hora de teta y mimos, yo conseguía comer en el mejor de los casos, a las 17:00, tras haberla dormido.
Tampoco me gusta su política de " está enfermo, yo medico previa autorización" lo siento, pero si Celia está enferma puede pegárselo a otros, igual que otros a ella...Si pasa de 38 ºC, mi niña dónde mejor estará es en casa, igual que el hijo de cualquier otro.

Además, cuentan con un aparato de aire acondicionado en una de las dos aulas. Cosa, que me he enterado ahora, que está prohibida. Deben tenerlo, como mucho, en las zonas comunes. Celia tuvo varias faringitis en verano.

En cuanto al resto de instalaciones, las fotos hablan por sí mismas.
Desde luego Celia no hubiese ido ahí si no hubiese sido por esa señora de lengua extranjera. Las instalaciones se pueden mejorar, pero ese amor que me consta que recibió, es inmejorable.

Sólo por esto, recomiendo esta guardería en Pinto como alternativa a la pública, si I. o A. - quien ha tenido mucho tiempo como referente a I. -se van a hacer cargo de tus hijos, y tú también vas buscando un regazo que sustituya el tuyo por unas horas. Pese a sus directoras -o  hermanastras, como las llamaba yo-.

Ahora mi niña está en una de las públicas. Sé que no tiene tantos bracitos, pero también sé que ya no los necesita tanto.


CLC


6 comentarios:

  1. Yo solo se q mi hijo ha estado durante tres cursos en Pegotitos y ha sido inmensamente feliz, tanto q a veces ni se queria venir conmigo. Agradezco enormemente a su profesora, a las demas profes q tambien han estado con el y a las directoras q efectivamente son psicologas xq cuando he tenido alguna duda siempre he podido recirrir a ellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, gracias de verdad por tu aportación. Es muy bueno contar con todos los puntos de vista y experiencias. Además, me alegro mucho de que hayas tenido una experiencia tan positiva.
      Entiende que a mi me parezca extraña la denominación que recibió ese niño por parte de una profesional.
      Entiende que por el carácter de mi hija, la viese en él reflejada.
      Aquel pequeño solo necesitaba unos brazos que en aquel momento estaban libres y se le negaron.
      Se me rompe el corazón aún cuando lo pienso.
      Aquel niño podía ser cualquier niño en un momento dado.
      Tu hijo es sabio y la selección natural pasa por adaptarse al medio... Es completamente lógica y normal la relación de apego de tu hijo con la educadora.
      No hablo de infringir castigos activos, hablo del hecho de ignorar unos sentimientos de forma deliberada y protocolaria... Y eso, no lo quiero para mi hija, quiero que ella tome en cuenta los sentimientos de los demás. Para ello solo me queda demostrarle que los suyos sí son tomados en cuenta...

      CLC

      Eliminar
  2. Hablas de comportamiento protocolario pero dices que viste toda la escuela y solo fue un bebe el que lloraba. No viste toda la escena, a lo mejor lo habia tenido en brazos, le habia dado mimos o hecho el pino puente y el niño tenia una tremenda rabieta. Hay niños muy exigentes causa de madres ansiosas e inseguras. Por aupuesto que mi hijo es sabio y se adapta al medio y establece buenas relaciones de apego porque no vive ansiedad e inseguridad en sus padres. Conozco la escuela y al equipo que durante estos tres cursos han estado con mi hijo, son todas excepcionales y cariñosas y se rien mucho y cantan muchas canciones tambien... La "popular" Pegotitos tiene una fama merecida y te lo digo con conocimiento de causa por como nos han tratado tanto a mi hijo como a mi familia durante todo este tiempo. Yo nunca le deje a mi hijo a "una prodesora extranjera" o nacional, me da igual, se lo deje a un equipo de profesionales que en ningun momento me ha defraudado, al reves, tengo mucho que agradecer. Lo que me extraña es que habiendo establecido una relacion tan dependiente con la profesora de Chiquihouse lo cambiaras a la publica, alli los niños tambien lloran y las profesoras mas porque las pobres trabajan sin cobrar... En fin, valoro tu opinion pero creo que es muy absolutista y radical y absolutamente injusta para unas educadoras que son unos soletes. Hablas de sentimientos, pues a lo mejor esa profesora en ese momento estaba triste o no se encontraba bien, tambien son personas ademas de profesionales. En fin, mi mas cariñoso saludo a todas las personas que hacen de Pegotitos un lugar al que volveria sin duda a llevar a mis hijos.
    Salud,
    L

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te discuto que la casualidad jugase un papel importante, pero yo soy muy de pensar que hasta las casualidades pasan por algo... El comportamiento, repito, de esas educadoras ante esta "eventualidad" no lo considero oportuno para bebés de ocho meses... - ese bebé en concreto era incluso menor-.
      En primer lugar, no existen rabietas en esa edad. Sólo anhelos y necesidades. Aún no tienen su "yo" definido, sí estaba próximo a la edad de la angustia de la separación... ello dista mucho de una rabieta.
      En segundo lugar, si el bebé tuvo brazos y no paró de llorar... bueno... no quiero hacer más daño... me reservo lo que pienso, por una vez me voy a callar algo.
      En tercer lugar, sí, este post es absolutista, porque es lo que yo pienso, ya lo aviso al inicio del mismo. Pero no es injusto... eso te lo aseguro, es lo que yo viví... hay quien no le da importancia a escuchar un llanto como música de fondo, pero yo sí.
      En cuarto lugar, me ha encantado eso de los "niños exigentes fruto de madres ansiosas e inseguras"... joer! acabas de echar por tierra el trabajo y estudios de un montón de gente, entre ellos los de la carrera que desempeñaron las directoras de la susodicha escuela infantil. ¿Sabes cuales son realmente las necesidades de un bebé hasta los dos años? ¿Sabes qué es un niño de alta demanda? ¿Me ves insegura?
      Y por último, al final del post explico los motivos del cambio de guarde... Fue duro para mi niña ese cambio, cierto. Lo pasé mal durante la primera semana. Dudé hasta de haber hecho lo correcto...
      Pero en breve me di cuenta de que era lo mejor para ella. Las instalaciones de Chiquihouse no eran adecuadas para las necesidades que mi hija tenía en ese momento. Como dije, ella no tendrá tantos bracitos, pero ya no los necesitaba en la misma medida -gracias en parte a que los ha tenido cuando sí los ha necesitado...-

      Personalmente, creo que de forma generalizada pasamos por alto cosas que deberíamos tener más en cuenta.
      De mamás quisquillosas conseguiremos escuelas infantiles que se adecúen a las necesidades de nuestros bebés, no a las nuestras.
      Ojalá hubiese leído muchos puntos de vista subjetivos y exhaustivos como el mío antes de mis entrevistas con las guardes.
      De exigir más, conseguiremos más...Y hay muuucho que conseguir.

      Saludos,

      CLC

      Eliminar
    2. Tù kien eres una d las directoras de Pegotitos??ni teneis ni idea al opinar ni sois PROFESIONALES en vuestro trabajo..cuidadìn!!!..k llevê a mi hijo a esta Escuela Infantil y me cobraron 100 euros al mes màs de lo k me presupuestaron al principio..reclamê..pero las directoras me dijeron k se ekivocarian al darme el presupuesto..eso se llama ROBAR...cuidadin es el mensaje k envio a los padres k kieran llevar ahi a sus hijos...esta es una de las k estas directoras me hicieron entre otras...y curiosamente preguntando p Pinto..no soy el ùnico padre k ha tenido problemas con esta EI..Un saludo!!

      Eliminar
  3. Para aquellas mamás/papás interesadas en una Educación para sus hijos más personalizada y sin prisas en Pinto os animo a conocer una alternativa en Educación Infantil,aún no tan conocida en España, la figura de la Madre de Día, dónde el máximo de niños por educadora son 4, quizás os interese:
    www.pintopintomadrededia.blogspot.com.es

    ResponderEliminar